Hiperplasia Prostática Benigna

La glándula prostática crea el líquido que transporta el esperma durante la eyaculación. Se encarga de proteger la uretra, el conducto que permite que la orina salga del cuerpo. La expansión de este órgano se produce en casi todos los hombres a medida que envejecen, y puede producir síntomas urinarios como la obstrucción del flujo de orina. 

La hiperplasia prostática benigna es el término médico para esta afección. Es fundamental tener en cuenta que no es una afección oncológica y que no aumenta las posibilidades de padecer cáncer.

Los factores como la edad y los cambios en las células testiculares pueden influir en su crecimiento. Los siguientes son algunos elementos cruciales:

  • Con el paso de los años puede ir aumentando el tamaño.
  • Es tan común que se ha dicho que si los hombres viven lo suficiente, todos desarrollarán HPB.
  • Muchas personas mayores de 40 años tienen algún grado de agrandamiento de la próstata. Esta afección afecta a más del 90% de los hombres mayores de 80 años.
La hiperplasia benigna de próstata es más frecuente en personas mayores de 60 años. Por tanto, las revisiones deben realizarse al menos una vez al año. En la mayoría de los casos, el autocuidado y las sugerencias del urólogo son suficientes para que te sientas mejor.